Mas cuentos


 




 

Nuevos Cuentos



 

Cuento 1- En Septiembre

 

"Me encantaría volar, no se a donde, pero volar, salir de aquí."

Esto le decía su esposa en una de las caminatas de costumbre que tenían ya por varios meses en el atardecer.

Y él pensaba...volar a donde...si no tenemos casi nada de plata ahora. Cómo puede decirme eso si sabe que estamos apenas ahora ?

 

Pero ella quería volar. Se recuerda cuando llegó a su departamento esa ya noche del jueves y comenzó a recordar esas frases del volar y de la última vez que la vio en el balcón del departamento...tenía que haber sentido que su muerte estaba muy cerca. Que terrible fueron y siguen siendo esas imágenes a pesar de todo el tiempo que ha pasado.

 

Volar ? A dónde ? Volar cuando la economía no permitía casi nada ya después de todos los viajes en taxi al hospital durante varias noches en que ella se sentía terriblemente mal, fueron días donde los gastos se aumentaron en exceso y la economía se fue al diablo. Algo estaba pasando que los había sacado de su normalidad, parecía que la vida les estaba avisando que se prepararan porque venía algo muy grande en el camino, algo que tendría una fuerza inexplicable en esos momentos.

 

Cómo manejar toda esa inseguridad de la existencia ? Cómo poder crear una fuerza mental que te permita encontrar un equilibrio entre esas sensaciones positivas de que por fin estabas logrando la relación de pareja y matrimonio por la cual tanto habían estado luchando y soñando, que por fin se fuera esa sensación de aun ser extraños a pesar de dormir juntos cada día y darnos amor tan intenso...y por otro lado esa angustiante sensación que de pronto se puede romper todo y aquello que parecía tan sólido solo era una ilusión más.

 

Cómo encontrar un equilibrio en medio de este mar de tanta incertidumbre ?

 

Cuando alguien va a morir de alguna enfermedad grave...sabe esa persona o presiente por dentro con claridad lo que pronto va a suceder ? Siente ella o él cuando la muerte se acerca con esos pasos tan pesados y duros ?

 

Salían a caminar cerca de sus casa en busca de aire y de la esperanza que los ayudará a encontrar una soluciona. Esos dramas que estaban viviendo el último tiempo. Cómo el amor y la alegría de estar juntos de pronto se había convertido en algo infernal ? Por qué el amor tiene esa característica de durar tan poco y ser tan difícil de olvidar ? Por qué los humanos tenemos que sufrir tanto por esta sed tan grande que llevamos por dentro de amar y encontrar el amor ?

 

Y si a alguien se le ocurriera la genial idea de crear alguna tecnología o medicina que nos hiciera posible ya no sentir más ese sufrimiento por culpa del amor y las relaciones que se frustran, o se congelan o simplemente que se mueren. Una tecnología al servicio de la humanidad que sería valedora de todos los premios que hubieran en esta tierra porque por culpa del amor los humanos están sufriendo más de la cuenta. El amor está causando estragos por todas partes del mundo y cualquier genio que invente la magia tecnológica que nos permita dejar de sufrir se le agradecerá por los siglos a venir.

 

La humanidad está invirtiendo demasiada energía en manejar y controlar esta energía que es desatada por la bomba nuclear del amor. Y sus efectos pueden ser considerados al mismo nivel de las bombas que los terroristas ponen en las calles de cualquier ciudad del mundo. El terror que queda impregnado en los cuerpos de los amantes que han sido decepcionados o que han perdido el objeto de su amor es equivalente a cualquier acto terrorista. Si se pudieran sacar radiografías del estado del alma después de una relación de amor fallida y quebrada en forma catastrófica y radical...tiene el mismo efecto de una bomba terrorista en cualquier lugar del mundo.  

 

Salían a caminar a ver si por ahí se encontraban algo que los sacara de aquella crisis o en que estaban atrapados desde hacía ya como seis meses. Seis meses donde de pronto el infierno se había caído sobre sus vidas y ya no sabían qué hacer. La sensación de racionalidad había desaparecido de sus vidas. De pronto lo que era amor se había convertido en caos permanente, en un estado de incertidumbre total donde los momentos de alegría podían ser seguidos en cosa de instantes por momentos de profundo odio o simplemente que el amor y el cariño se transformaba por así como si nada en esa indiferencia que tanto daño les hace a los corazones.

 

Un día mi amigo escuchó por aquellos tiempos de incertidumbre un radioteatro en la radio nacional, fue una experiencia increíble, esos momentos de estar muy cerca de la radio. Era la historia de un hombre polaco que relataba lo que había vivido en los últimos seis meses de su vida junto a su esposa que había desarrollado un tumor en el cerebro. Seis meses que parecieron una eternidad de sufrimiento, angustia y llenos de esperanzas, nuevas ilusiones después que las que habían se destruyeron por entero. Seis meses donde el caos había inundado la vida de aquella pareja y las luces de la racionalidad habían hecho abandono de aquella casa. Seis meses donde las muestras de cariño al odio eran muy frágiles.

 

Mi amigo quedó impactado aquella ves con ese radioteatro. Era como que alguien hubiera estado filmando en su casa en los últimos seis meses y después trabajará todo ese material en una obra de radioteatro. Eran algo así como exactas las similitudes de lo que contaba aquel hombre polaco sobre lo que había vivido en todo ese período en que su esposa comienza a empeorar en forma constante producto de su tumor en el cerebro.

 

Un tumor que crecía y al menor pero al más mínimo movimiento provocaba cambios en la personalidad que eran catastróficos para ella. Lo que antes sin el conocimiento de la existencia de aquel tumor parecían conductas imposibles de comprender por su extremidad y radicalidad y a veces violencias ahora desde la perspectiva del tumor en el cerebro presionando más y más cada ves, todas esas conductas y sobretodo todos esos cambios de personalidad tan fuertes eran ahora comprendidos y puestos en un contexto mayor y diferente que hacían posible el sanar heridas y comprender tantas cosas que pasaron.

 

La fascinación por los radioteatros mi amigo la traía desde muy niño. En un viaje de verano a la casa de sus abuelos descubrió una mañana explorando la radio a pilas de su abuelo el mundo mágico de la radio. Y en esos momentos de descubrimiento mayor aparecieron en una radio local una obra de radioteatro...y quedó fascinado hasta el día de hoy, y les aseguro que ya han pasado muchos años desde aquella oportunidad de magia, quedó fascinado con las imitaciones que hacían del viento, los autos, buses y todo tipo de sonidos que esos actores transmitían a través de esa pequeña cajita mágica que para él era la radio de su abuelo. Siempre a lo largo de su vida la radio a pilas y después otras formas de radio lo fueron acompañando en su caminar largo y a veces exhausto. La radio tenía ese poder mágico de penetrar en aquellos lugares recónditos del alma que estaban prohibidos, lugares subterráneos del alma donde solo se podía acceder a través de rituales muy sagrados y difíciles de aprender.

 

La radio tenía el poder de sintonizarse con frecuencias extremadamente sutiles del interior de mi amigo y cada vez que esa conexión se producía aparecían en su interior vislumbres de éxtasis, de sentir que cada una de las dimensiones de su cuerpo físico y mental se abrían, se despertaban y se conectaban algo que a él le gustaba mucho llamar la "Consciencia Colectiva". Las vibraciones de la radio eran la varita mágica que producía aquellas conexiones mágicas y sagradas.  

 

Aquellas palabras que venían de la radio lo ayudaron muchísimo a mi amigo, eran palabras que le decían que lo que él había vivido en aquellos últimos seis meses...no era el único en este planeta que lo había vivido. Si alguien le hubiera contado lo que estaba pasando, si alguien le hubiera dicho que ella tenía un tumor en su cerebro y que todos esos cambios terribles de personalidad tenían una explicación racional. Pero no, ninguno de los dos sabía nada y el caos de ir de un estado anímico a su contrario pasó a ser algo cotidiano, la vida de pronto se había convertido en un estar preparado para cualquier cosa que podría suceder en las próximas horas. Desde momentos de profundo amor y cariño entre los dos a una relación fría y distante que mi amigo nunca podía entender porque estaba sucediendo todo aquello.

 

La incertidumbre en una relación es de lo más difícil de llevar, al menos mentalmente. Esa sensación tan fuerte y pesada para el alma de nunca tener claro en que estamos, si somos o no una relación de pareja, si lo que estamos viviendo es real o solo es algo que se va a terminar mañana o esta tarde.

 

Esos últimos meses junto a una persona querida con tumor cerebral no se la desea mi amigo ni a su peor enemigo. Es una experiencia extrema que fácilmente puede quebrar hasta el más fuerte. Como aquella vez que siempre ha vuelto a la consciencia de mi amigo...aquella vez en que el estaba sentado en su pieza favorita que ella con tanto amor le había decorado para que fuera su pieza de estudio, su verdadera biblioteca donde podía pasar sus horas libres estudiando o leyendo o escribiendo o simplemente pensando. Era una pieza pequeña pero que ella con su amor la había convertido en un lugar precioso donde él se sentía muy bien. Sobretodo en esas noches de invierno donde al mirar por la ventana se veía todo congelado, todo alrededor oscuro, eran como los mejores momentos del año para ir adentro y buscar refugio dentro de la propia magia y luz interior de la consciencia.

 

Él estaba leyendo un diario, todo en esos momentos estaba tranquilo, y de pronto viene ella y le pregunta si quería tomar un café...cada palabra con que le preguntó tenía amor y cariño. El le respondió que sí, y le agradeció. Fue un momento en que mi amigo se sintió profundamente amado, de pronto en segundos todo su mundo estaba bien. Todo estaba ok, y mas que eso. Todo su mundo se llenaba de amor.

 

Que afortunado se sentía mi amigo, de pronto se daba cuenta que lo tenía todo. Un momento de mucha tranquilidad leyendo uno de sus diarios favoritos, la tarde de invierno perfecta para estar en casa y sentir ese rico calor donde el alma se siente dichosa. Y su esposa estaba ahí ofreciéndole una taza de café con un amor en su voz que lo había llenado de paz. Todo estaba perfecto aquella tarde de lectura.

 

Qué ganas de poder extender esa paz y tranquilidad por toda la eternidad...así debieran ser todas las tardes y noches del invierno, lleno de amor, cosas simples y una esposa que te llena de amor. Que afortunado se sentía en esos momentos. Le costaba creer que todo eso que estaba viviendo era verdad...es que no habían sido muchos los momentos de amor que habían durado por largo tiempo en su vida anterior, como que el amor tenía la costumbre de llegar, invadirlo, gozarlo y luego marcharse precisamente cuando él se estaba acostumbrando a esa sensación tan exquisita que te da un amor en las noches de invierno.

 

Como inventar alguna tecnología que hiciera posible el mantener esa sensación de amor profundo por toda la eternidad, o al menos que fuera posible programarla por algún tiempo a voluntad. Algo así como decir que serán cinco años que durará esa sensación tan exquisita de sentirse amado y cuidado bajo la protección exquisita del amor de pareja.

 

Él siempre había querido, más bien soñado con una esposa que le diera ese amor y le diera ese calor de hogar exquisito que le hiciera posible estar en su escritorio y leer y estudiar y pensar todo lo que tenía que pensar y crear. Sentirse en casa, sentirse en paz protegido y amado por una esposa de la cual fluyera mucho amor...amor que se le venía escapando desde siempre. Amor que nunca tuvo en esa otra relación fundamental que es la relación con la madre, ese otro matrimonio fundamental y primario que es la primera relación de amor que uno tiene con su madre...en esa relación primaria hubo amor pero fue un amor no constante, no estable, un amor que nunca le trajo esa tranquilidad soñada. Fue un amor trágico, perturbador, creador de angustia y sufrimiento, un amor de mala madre. Un amor de hacer daño a su hijo. Un amor que nunca más quisiera volver a encontrar, amores que solo hay que tirarlos al tarro de la basura, pero son amores de tanta fuerza que son extremadamente difíciles de sacarse de encima.

 

Nunca abandona su consciencia esa imagen en otra relación, en otro país, donde caminando junto a ella vieron una casa que los conquistó de inmediato. Ellos estaban en plena etapa de enamoramiento, esa etapa que es como una verdaderA enfermedad mental donde vez la realidad en forma transfigurada, donde en el fondo ves muy poco. Lo que ves es simplemente una enorme proyección de lo que tú quieres y necesitas ver. Tu pareja puede ser muy fea en la realidad pero bajo el efecto de esa enfermedad del enamoramiento la mujer que ves junto a ti te parece de lo más hermosa que pueda existir, una mujer fuera de serie, como de otro mundo. El problema lo tendrás después cuando el efecto de aquella enfermedad te vaya abandonando. Ahí te quiero ver porque lo que tendrás frente a tus ojos será algo muy diferente a lo que creías tener mientras ese efecto en,o queseros te tenía en tus brazos. La realidad real puede ser muy dura contigo.

 

En esos momentos de hipnosis estaban aquellos dos y soñaban con un futuro juntos, y entre tantas imagines maravillosas del Iñaki aquellas de tener un hogar lindo y placentero...y la imagen de estar en su escritorio disfrutando de su trabajo intelectual y ella venía a ofrecerle un rico café y además darle una muestra de su amor y cariño...una muestra física de ese amor que los envolvía y los hacía tan felices...un café, unas palabras amables, una caricia en el pelo, pequeñas cosas que significan tanto y que para tu alma son como verdaderas provisiones para sobrevivir todo un invierno.

 

Pero de pronto todo cambiaba. Y ahí venían esos momentos de infierno que no lograban ser entendidos porque diablos estaban sucediendo. Era como que a ella algo le estaba pasando, como que algo la tocaba y se transformaba en pocos minutos de una esposa muy cariñosa a una mujer violenta, que tiraba las cosas al piso, que gritaba...qué diablos estaba pasando ? Por qué toda esta inestabilidad tan grande ? Por qué no podíamos seguir gozando de esta tranquilidad que teníamos hasta hace muy poco ? Cosas así se preguntaba el mientras se llenaba de rabia, inquietud, y sobretodo de una sensación de desesperación de no saber qué diablos hacer...esos cambios tan radicales que venían de un momento a otro lo tenían muy mal. El no saber lo que estaba pasando es algo que te va carcomiendo por dentro, te va haciendo tira. Necesitas algún tipo de orden en tu cabeza, alguna estructura que te permita comprender lo que sucede a tu alrededor, pero cuando todo está cambiando en forma tan Rápida y violenta, tú quedas ahí confundido hasta el fondo. Que hacer ? Irse, quedarse, mantener, perseverar, mandar todo al diablo...que hacer ?

 

No es extraño entonces esa sensación de estar preocupado cuando se estaba tranquilo y todo estaba saliendo bien...veníamos de tiempos, de ambientes preocupados, de lugares donde no era algo normal el estar en paz consigo mismo. La tranquilidad era como algo amenas ante, habían tantos recuerdos que tenían la misma lógica de fondo...cuando estábamos tranquilos quedaba la cagada. Como que la tranquilidad no era algo destinado para nosotros, como que eso de estar tranquilos y disfrutar de la vida era algo que estaba prohibido para nosotros pero sin saberlo o sin darnos cuentas de esa prohibición igual lo hacíamos cada vez que podíamos. Y ahí se nos tiraban encima los dioses para castigarnos por nuestra desobediencia de estar tranquilos y disfrutar del momento presente. Era como la maldicion del estar tranquilo, mejor ni atreverse a estar tranquilos, no, mejor ni pensarlo. Porque el castigo que venía después hacia totalmente algo sin sentido esos pequeños momentos de tranquilidad. Mejor estar en constante estado de alerta, así no tendríamos Fuertes decepciones después. Pero así no se podía vivir, no teníamos la fuerza ni las ganas de vivir así. Tenía que haber la forma de aprender a estar en paz, o al menos tomar un café en tranquilidad y ya no tenerle miedo a los dioses y sus malditas ve gansas por lo atrevidos que fuimos. Nosotros también teníamos que tener el derecho de vivir en paz.

 

Y en eso estábamos, venían a su mente aquellos momentos cuando fueron a comprar cosas para toda la semana. Era un día domingo, la temperatura agradable, ni frío pero nada de calor, pero el aire se sentía muy rico en la cara. Que felices se veían ahí en ese supermercado, por fin les había llegado el tiempo feliz en que se sentían esposos o de verdad. Que sensación más exquisita, la habían pasado realmente mal. Habían tenido que enfrentarse a muchos gigantes en su camino, su historia de pareja no era algo fácil ni común, todo lo contrario era algo de lo más poco común. Algo difícil, algo que había sido lleno de pasión al comienzo y después se les vino encima la dificultad en grados muy fuertes. Es que habían hecho algo que estaba prohibido, y eso los llenaba de pasión y terror al mismo tiempo. Pero igual siguieron adelante y días como aquel en el supermercado resultaban ser muy placenteros. Tomados de la mano, haciéndose cariños a cada instante...parecían pololos recién conocidos.

 

Que sensación más rica aquellas de estar comprando...y ella le dice algo como...quieres que te haga esa carne que tanto te gusta, luego nos acostamos a ver esa película que hablamos el otro día...esas tardes de domingo que son como estar en el cielo cuando el amor ha llegado a tu vida y te llena de luz.


 

Esos momentos fueron tan ricos...por eso mismo que dolía tanto después...esos momentos tan lindos cobraron después de lo que pasó otra dimensión, fueron los momentos más difíciles de sacarse de encima. Era como una tarea imposible sacarse de encima esos recuerdos...era como quitarse la vida uno mismo al tratar de sacarse de la piel esos recuerdos tan lindos y llenos de amor.












 

Cuento 2

 

Un Cuento Que No Fue

 

Lo vi ahí sentado en su escritorio, era una de esas típicas tardes de sábado en que sentía que eran los momentos sagrados que se dedicaban al cultivo de sus mundos intelectuales...después de la típica semana en que todo se encontraba en un estado constante de agitación - tumulto - caos y a veces desesperación en todo lo que constituía este teatro humano de hacer diferentes cosas absurdas cada día con el fin de poder sobrevivir.

 

Que algo había pasado en el planeta, algo había sucedido que ahora hacia posible el que la mentes de algunos de sus habitantes ya tenían la capacidad de abarcar y comprender las diferentes tradiciones de pensamiento filosófico que habían sido creadas a lo largo de la historia de esto tan extraño que llaman "la raza humana".

 

Mientras disfrutaba de una de sus bebidas favoritas y de una buena música...que ya era demasiado provinciano el sólo dominar una tradición filosófica de algún determinado continente y hacer como que ninguna de las demás hubieran existido...No, ya era el tiempo en que la filosofía había que verla como un intento de reflexión que el planeta como tal, en su conjunto, efectuaba en busca de lo de siempre...a través de la auto-comprensión esta la promesa de la libertad y el desarrollo.

 

Y el planeta necesitaba filosofía, pero necesitaba de la buena, de aquella rebelde que no aceptaba ninguna enfermedad nacionalista o provinciana (que es lo mismo) se le pusiera por el camino y perturbara la luz profunda y poderosa que anunciaba que el cambio era algo posible - real y además, una obligación moral de todo aquel que bebiera de las aguas profundas del océano llamado Filosofía.

 

Pero a la vez me di cuenta que había algo extraño que estaba perturbando a mi amigo en sus deseos de escribir libros profundos, y ojala muchos. Era una suerte de que todavía no superaba...no, superar no es la palabra adecuada en lo que estaba sucediendo...lograr un balance, estar en un acuerdo...esto suena mejor.

 

Aún no lograba estar en un acuerdo con la conciencia que ahora tenia de que era in-evitable que un día él también iba a morir y todo se convertiría en polvo. Y por aquí aparecía la imagen que le preguntaba..."...si vas a morir tu también...qué sentido tiene entonces el que te sientes ahí y trates de escribir todos esos libros que te has propuesto...cuando en el fondo tu sabes que lo más probable es que al final de cuentas nadie o con suerte muy poca gente los va a leer??

 

Qué hacer en estos momentos en que la espada del sin sentido cae con un peso enorme sobre los hombros que mantenían las ilusiones del crear y el vivir?

 

No, ya no era posible el negar la cara trágica de la vida...el sin sentido de la vida ya no aceptaba un segundo más que se lo siguiera negando.

 

Cómo poder seguir adelante...seguir creando sabiendo que todo es un absurdo??

 

Será posible acaso que el absurdo de la vida personal no sea absurdo al mirarlo desde otra perspectiva?

 

Será acaso que la falta de sentido de la vida personal tiene un sentido muy fuerte??

 

Escribir cuentos...contar historias...juntarlas y hacer un libro...y así ganarse la etiqueta de escritor...y para qué todo esto???...Qué sentido tiene escribir cuentos...???...A quién le interesan...???...para qué gastar la tinta de los pobres lápices...???

 

No sé...estoy consciente que todo esto no tiene sentido...pero a la vez sé que en otros planos es terriblemente importante lo que mi amigo está tratando de hacer al escribir estos cuentos...

 

Es curioso...pero bastó que escribiera estos pensamientos donde se mezclan en un fuerte conflicto el sin sentido de la vida y las ganas de crear y toda la ilusión de sentido que hay ahí...tiró afuera esto y sintió otra vez esas alegrías tan ricas que mucho tiempo antes había sentido cuando eran aquellos tiempos en que literalmente la vida y la muerte se habían agarrado a combos y no estaban dispuestas a parar hasta que una de las dos muriera...eran tiempos de crisis en que la vida tenía que ganarle como sea a la muerte...

 

En esos momentos extremos la creatividad cuando venía a visitarlo le traía unas sensaciones de alegría...alegrías poderosas que le decían en el oído que siguiera luchando...la fuerza estaba de su lado...pero tenía que tener el coraje de seguir adelante con todo.

 

Salió casi corriendo en busca de su bebida favorita...era un regalo para celebrar que habían vuelto las diosas que lo hacían escribir...sí, es cierto, estas diosas tienen la muy mala costumbre de aparecerse sólo cuando se está trabajando...

 

No me acuerdo como empezó este cuento...sí,...era la idea de una filosofía del mundo...es que estaba tan cansado de tener que escuchar toda esa basura de las filosofías provincianas y que no logran darse cuenta que son brotes de luz de una conciencia mayor que está presente a lo largo de todo el planeta.

 

Quería escribir un cuento para así iniciar una serie de cuentos cortos donde pudiera darle plena expresión a mis ideas y a mis impulsos de creatividad.

 

Y en este primer cuento quería contar una historia...pero me doy cuenta que mis ideas se han ido para otro lado...pero siento que hay mucho de valor en todo esto de confesar todos los fantasma que se mueven por dentro cuando nos sentamos a escribir...porque en el fondo lo que importa no es el cuento con todas las diferentes historias y acontecimientos raros...no, todo eso no es más que una excusa con la cual se busca comunicar ideas y vivencias que están dando vuelta en niveles muy profundos de la conciencia...

 

Son llamas de energía que tienen que salir adelante...expresarse y así contribuir al proceso que constituye la vida.

 

Los cuentos eran instrumentos con los cuales se contaban los arboles...el problema estaba en que en estos tiempos donde la reina se llama Superficialidad, los instrumentos se han apoderado de la tarea mayor que había que hacer...se han olvidado los trabajadores que la tarea mayor era nacer.









 

Cuento 3

 

Un Nuevo Planeta:

 

Yo trabajaba en un lugar donde todos creían que todavía estábamos viviendo en la Europa del año 1439...como les puedes explicar que ahora al llegar a tu casa puedes ver tv de más de 30 países diferentes...

 

No, yo estaba condenado a tener que seguir jugando como si yo no supiera nada de los tiempos actuales. Había que respetarles el mundo tan estrechos que tenían dentro de sus cabezas...era un mundo tan pequeño...corto...donde expresiones como provincialismo eran demasiado grandes para estos habitantes que vivían ahí en ese lugar de trabajo que por el momento tengo el placer de no tener que visitar...hasta el lunes me durara esta alegría grande mi alma...después volverá la misma lucha de siempre...

 

..."hola como estas??...que estás leyendo ahora...?...es una biografía de Arafat...me gusta mucho...es que siento algo que no te puedo expresar así en forma directa...hay algo místico que me ha atraído siempre en la figura de Arafat...es cierto, quizás no tenga nada que ver con la realidad pero no puedo y tampoco quiero negar toda esta sensación fuerte que me atrae hacia esta figura histórica.

 

...pero ayer te vi que estabas leyendo otra cosa muy diferente a esto...ya lo leíste entero ese libro??...

 

...no, leo en forma anárquica...me encanta romper todas las reglas del cómo se tiene que leer en forma correcta..."

 

...diálogos como este eran típicos en los corredores de ese trabajo tan amado...y me llamaba siempre la atención el que los tenía con una persona que yo sentía respeto porque siempre la veía que estaba leyendo el diario...y me imagina que dentro de sus cabeza habían otras cosas y no solo comentarios sobre las tiendas de muebles o los problemas que tenían con sus hombres en sus casas...tenía la esperanza de que en esa cabeza había al menos algo que se podía llamar pensamiento...

 

Pero bastaban muy pocos momentos para que me entrara una fuerte sensación de desilusión...no, el leer no producía almas rebeldes si eso era lo que estabas esperando...no, no mi amigo...estas muy equivocado si crees que por el simple hecho de leer la prensa del día te encontraras con almas revolucionarias...no, mi amigo, estas muy equivocado.

 

La veía leer en la sala donde el personal tomaba sus cafés y hablaban mal de todos los otros que no estaban presentes ahí...pero me parecía que las palabras de esos artículos pasaban de largo por su cabeza...se volvía mas represiva después de leer...y esto me traía las viejas sospechas de como el leer a veces y quizás en muchas ocasiones sirve mas para reprimir a los espíritus en vez de ayudarles a liberarse y relajarse...

 

No, hay amigos de los dictadores que son  muy bien educados...dictadores de civil que la única diferencia que tienen con los peores dictadores militares es precisamente eso de comprarse ropa en tiendas...llámalas comunes y corrientes...

 

No, no creo en que la intelectualidad o la inteligencia te vaya a servir para convertirte en un mejor ser humano...son valores que están metidos por ahí en el fondo del estomago los que van a determinar en qué es lo que crees una vez que has terminado de leer esos artículos ahí en la sala de personal...

 

...a qué hora terminas hoy??

 

...a las 4,30...cuando llegaban esos momentos en que yo quedaba en libertad era como que en esos preciosos momentos comenzaba mi verdadera vida. Todo lo demás que yo había vivido durante ese día era como una gran mentira publica que me veía obligado a cometer, era el famoso impuesto por estar vivo.

 

Había que trabajar aunque todo tu ser detestara lo que estabas haciendo ahí. Soportar mentes mediocres que te hacían sentir a cada momento que en tu caso particular sólo habían dos alternativas para explicar todo lo extraño que eras...o eras un esquizofrénico o venias de otro planeta muy lejano y diferente a este.

 

Caminaba rumbo a tomar el metro que me llevaría a los laberintos de mi castillo donde por fin mis sueños - fantasmas y espíritus podían vivir en libertad y ser tal como ellos siempre han querido ser.

 

Estoy pensando que a lo mejor esos locos de la historia tenían toda la razón cuando soñaban con quemar todos los libros y todo aquello que pudiera guardar información y la "cultura" de los tiempos ya idos...es que no me puedes negar la sensación tan rica que se siente al pensar en que podríamos empezar todo de nuevo...te imaginas...nada de obstáculos y extrañas ideas del pasado o esas cadenas que llaman "la buena educación" y lo "correcto"...te imaginas...empezar todo de nuevo...seres humanos dueños de sí mismos...desarrollados...felices con sus vidas...

Cuento 3:

 

Estaba esta mañana cortando el pasto, era parte de su nuevo trabajo, que según lo que le he escuchado por estos días le esta yendo bastante bien.

 

"Si, pero es que la verdadera conciencia sociológica es algo mayor...es algo que requiere el que te hayas liberado y trascendido del tiempo histórico concreto que te ha tocado vivir...es una conciencia mayor que te permite ver la estructura sobre la cual descansa y está construida la sociedad en la cual te ha tocado nacer y vivir."

 

Estos eran el tipo de pensamientos con los cuales estaba luchando esta mañana mientras la maquina hacia tira el pasto.

 

Cerca había un parque que comenzaba a atraer cuerpos bonitos de mujeres que se entregaban a los rayos del sol que en esos momentos estaban muy fuertes...y que hacían la lucha sobre estos pensamientos de Sociología algo más difícil de lo habitual.

 

"Tienes que ser capaz de salirte del tiempo histórico que te ha tocado vivir...que es difícil ?...por supuesto que es muy difícil, pero quien diablo dijo que lo bueno era algo fácil. Al contrario, lo que realmente tienen valor, lleva detrás de si una historia de lucha contra innumerables demonios y molinos gigantes que fueron apareciendo por el camino."

 

Mientras caminaba por la segunda alfombra de pasto que había que maquillar tenía estas visiones done a veces se veía en una terrible disputa con estos jóvenes actuales que viven sumergidos en la inconsciencia tan típica de esta época, esto parece muy bien una frase cliché porque en el fondo podría aplicarse muy bien a cualquier época y a cualquier generación de jóvenes.

 

El sueño de una conciencia sociológica mayor no estaba en esa superficialidad de la obsesión por los datos estadísticos o la multitud de reglas sin sentido que replegaban los famosos textos de sociología.

No, eso era seguir pegado en el nivel donde se confunden las ilusiones de Maya con las verdades de la realidad real.

 

Un Zigmund Bauman...un polaco-judio-comunista-excomunista-modernista-post modernista, un conocedor en profundo de la filosofía de Heidegger a pesar de todo lo nazistas que era este compadre alemán que quería sacar del guardarropa del olvido del Ser.

El Ser con mayúsculas bien grandes que desafía y trasciende todo intento de definirlo o encasillarlo con las reglas esclavisantes del lenguaje.

Era una conciencia sociológica que no sentía ninguna vergüenza de reconocerse como una hija mas y muy agradecida de las visiones subterráneas de la madre filosofía.

 

Cual era entonces la diferencia entre sociología y filosofía ?

La sociología era algo revolucionario...te hacia ver con toda claridad el teatro de ilusiones que estaba delante de ti y que llamaban la "sociedad".

 

Todo podría ser muy diferente...2+2 podrían fácilmente ser 25,8547...todo podría ser totalmente diferente. Aquello que llamaban realidad es algo que vamos construyendo día a día a travez de un proceso social, somos expertos en el arte de producir ilusiones. Lo trágico es que al pasar el tiempo perdemos la percepción de que son creaciones que han emanado del interior de nuestras conciencias colectivas, no son realidades o leyes naturales, el mundo podría ser diferente.

Habían pasado algunos días...nuevos pastos habían aparecido para ser cortados muy finos. Habían ciertos momentos en que el cortar el pasto dejaba de ser un trabajo, era como que en algunos momentos aparecía un monje budista y le decía en el oído que ahora era el momento de practicar meditación. El pasto y el trabajo de cortar,o se transformarían en un escenario para desarrollar la consciencia sociológica y meditación profunda.

 

No, esto no era un intento de darle la razón a los empresarios en sus propagandas de que hay que trabajar sin quejarse. No, esto era algo diferente, algo mayor...de la transformación que sufría el pasto aparecían pensamientos que soñaban con una conciencia en done el Todo fuera lo común y lo normal.

 

Me acuerdo de un momento en que los pensamientos se fueron a otros planetas y los ojos se habían concentrado en una joven mujer que había llegado al parque. Saco ella una toalla muy grande, una camisa que era abandonada, como le hubiera gustado ser aquella toalla, sentir todo ese cuerpo tan exquisito, una toalla mágica, una toalla que la invitara a volar por todo el parque. Y ella encantada por el príncipe que dirigía esa toalla...ahí en pleno aire se le entregaba en un acto sexual salvaje...que los pájaros que andan cerca se vieron obligados a cambiar de rumbo, el aire se había vuelto raro, muy cálido para el momento.

 

Pasto conciencia planeta y sexo. Lo mejor de esta vida se encontraron en un día normal de trabajo.  









 

Cuento 4

 

No Llores

 

Esto que quiero contarte no tiene nada que ver con la realidad. Se trata de una pesadilla que mi amigo tuvo el otro hace unos días y de la cual al despertar pensó que iba a morir de un ataque al corazón o se iba a derretir con todo ese sudor que le habían producido esas imágenes aterradoras que daban vueltas por su Ser aquella noche.

 

Que que claro entonces, ok, cualquier semejanza que encuentres con hechos reales o situaciones de trabajo no es nada más que un producto de tu fantasía y no tiene nada que ver con la realidad.

 

Fue una de esas noches increíbles donde parece que se te viene todo el mundo encima y respirar parece ser un arte y privilegio de solo unos pocos.

De pronto aparecía en su mente una isla...no recuerdo bien el nombre pero algo así como "Tinitus". Era una isla maravillosa en la cual se suponía que después de pagar mucho dinero y después de 2 días de camaradería y buena comida iban a ser un grupo de trabajo en que todos serian muy felices y llenos de pasión por trabajar juntos.

 

Qué ironía, no se podían ver al regresar de esta isla encantada. No se podían ver. No se podían oler. Alergia mutua se producían...bastaban unos metros de distancia y los impulsos agresivos comienzan a volverse locos.

 

Qué ironía...una isla para La Paz se había transformado en un lugar perfecto para el odio. Que imagen aquella cuando se juntaron, todo el grupo temprano por la mañana, que ilusionadas se veían todas esas caras angelicales. Como no, era el viaje quizás más importante de sus vidas de trabajo. Iban a una isla de lujo a aprender el arte de como ser feliz es en sus lugares de trabajo.

 

Si hubieras visto aquellas mismas caras angelicales 48 horas después...no eran capaces de ni siquiera abrir sus bocas para decir un "Chao". Mi amigo quería solo correr y correr hacia el tren que lo llevaría a su lugar de descanso, sus castillo sagrado.

 

"Quiero que tomen unos 15 minutos y salgan en grupos de 2 o 3 a caminar y conversar sobre la siguiente pregunta: Que es lo que mas quisieran cambiar en sus lugares de trabajo ?

 

Que pregunta !!

Aquel profesor que planteaba estas cosas no tenía idea el efecto que están palabras tendrían unas horas más tarde.

 

-Tenemos muy poco tiempo tiempo para hablar de los temas que nos interesan en nuestro trabajo.

 

:Me vas a perdonar pero la verdad es que no puedo estar de acuerdo contigo.   

 

-No entiendo, que quieres decir ? Porque todos estamos de acuerdo que tenemos muy poco tiempo para hablar de los temas que nos interesan.

 

: No, al contrario, yo creo que tenemos demasiado tiempo, si pensamos en otras profesiones. No es falta de tiempo, es falta de un uso racional del tiempo lo que nos hace falta, se habla demasiado pero se dice muy poco.

 

Estas eran algunas palabras de mi amigo. De pronto comenzó a notar que algo estaba mal en el ambiente a pesar de la hermosura de la isla y la muy cara y elegante comida. El ambiente se había llenado de agresividad.

 

Si tu estas en una cultura extraña tienes que entender que tu lugar es lavar los platos en un restaurante o limpiar el piso y las escaleras. Mientras hagas esto y nos e te ocurra empezar a decir cosas que tengan algún contenido intelectual o cultural, te van a tratar con respeto. Pero el día que se te ocurra estar al mismo nivel de aquellos de la cultura extraña o incluso mostrarles que eres mejor que ellos...pobrecito de ti, no tienes idea en las aguas densas en las que te has metido a nadar.

 

Las lagrimas y la histeria corrían y corrían. Mi amigo no entendía nada. Pero si hace pocos momentos atrás eran ellas mismas las que habían estado argumentando con una fuerza de brujas que los sentimientos y las emociones no tenían nada que ver ni hacer en nuestros lugares de trabajo.

 

Parecían que eran hermanas de Margaret Tacher, mujeres de hierro. No emociones. No sentimientos. Pero de pronto había que discutir racionalmente...pero ahí toda esa fachada de brujas sin sentimientos se quebró y se vino al suelo.

 

E Margaret Tacher pasaron a ser pequeñas niñas desprotegidas y se rompían en lagrimas. Qué ironía !!

Se venían encima de el, lo querían abrirlo, comerlo, morderlo, asesinarlo hasta que pagará todos sus pecados. Toda su culpa por haber hecho esos comentarios y preguntas que habían despertado los demonios dentro de sus corazones.

 

Una de ellas saco un cuchillo y comenzó a romperle la cara, a pedazos. La otra bruja se estaba comiendo los ojos de mi amigo. Que locura, la idea era ir a una isla de la paz y armonía y ahora mi amigo estaba siendo asesinado. De pronto sale un grito desesperado. Y mi amigo despertó con este grito en la boca. No sabia donde estaba.






 

Cuento 5

La cita del miércoles y la guerra de las sicologías

 

"Amor nos vemos el miércoles, besitos."

 Los miércoles se habían convertido en verdaderos puentes y salvavidas en aquella apasionada y muchas veces tormentosa relación de amor que vivían. Necesitaban desesperadamente al menos un día a en la semana verse y así romper esta sensación tan fuerte a veces que el amor se les escapaba de las manos. Y no importando mucho todo el amor y pasiones que podían sentir y vivir los fines de semanas.

 

A pesar de esa verdadera simbiosis que muchas veces vivían los fines de semana, igual necesitaban un día en la mitad de la semana para verse y confirmarse que ellos si existían y eran una realidad. Ese amor apasionado y tormentoso necesitaba llenar sus fuentes de combustible al menos unas horas en esos días de trabajo.

 

-Dónde estás ?

:En el trabajo, me iré pronto. Te llamo al estar cerca.

 

Fue a tomar su habitual pausa de las tardes en el trabajo y de pronto estaba recorriendo las vitrinas de ese negocio favorito, esos negocios que tanto le gustaban porque era como la manifestación física y comercial de la idea de democracia, con poco dinero cualquier persona podría comprar ahí. Siempre se ha sentido bien en estos lugares donde las cosas están al alcance de todos o casi todos.

 

Quería encontrar algo para llevar aunque fuera algo pequeño y simbólico pero quería llevarle algo para darle a ese miércoles un sabor distinto, lo que fuera pero que ayudará a la conversación de ese miércoles. Y como la costumbre es algo tan difícil de superar, los chocolates fueron los escogidos para acompañarlo a ese encuentro de amor de los miércoles.

 

Es que no hay dudas de la conexión tan evidente y a veces peligrosamente eróticamente entre las buenas conversaciones y los encuentros amorosos y el chocolate. Como que el chocolate tiene el secreto de relajar los cuerpos pero no de soltarlos de manera excesiva, sino que relajarlos para quedar en ese punto de poder atacar en cualquier momento...algo así como los gatos y sus posiciones de profundo relajo corporal pero a la vez a la menor alarma sus cuerpos están al ataque o a enfrentarse con lo que sea. Chocolates le hacían pensar en cosas como horizontales, como alfombras hacia adelante donde era posible tirar y juntar miles de palabras que se refugiaban en unos mantos de emociones calentitas.   

 

Los chocolates eran como la infraestructura emocional que permitiría el desplazamiento de todas esas cantidades de palabras que convertirían aquella cita en algo muy especial.

 

Era una tarde de invierno y las calles estaban muy resbalosas, las calles parecían verdaderas canchas de patinaje. A pesar que se había ido varios minutos antes de su trabajo con la intención de poder estar con ella al menos unos minutos mas en ese famoso miércoles del encuentro del amor apasionado. Pero las calles llenas de invierno no lo permitieron, los buses y todo el sistema de transporte colectivo estaba como resfriado por todo el invierno y todo estaba atrasado. Aquellos minutos que salió antes de su trabajo se volvieron en zero porque igual llego mas tarde que otros miércoles a esos encuentros sagrados.

 

"Quizás ella pensara que me fui a encontrar con otra mina, ojalá que no discutamos por este atraso." Esto estaba pensando mientras él esperaba en la estación central, algo había ocurrido y todos los servicios del metro estaban sin funcionar. Se fue juntando mucha gente, era increíble ver como en unos pocos minutos donde se rompen las rutinas  habituales el caos se apoderaba de los humanos. A la vez era una clara muestra de lo rutinizada que estaba nuestra vida. Pequeñas interrupciones y caos era el resultado concreto.

 

Cuantos enamorados estaban preocupados en esos momentos en la estación central...? Qué vergüenza llegar atrasado a la primera cita !! Pobres de aquellos que tuvieron que vivir eso ayer. Cuantas se habrán ido a sus casas terriblemente desilusionados y tristes porque sus grandes futuros amores no llegaron y los teléfonos no funcionaron para comunicarse del atraso. Amor y reloj muchas veces no quieren ni mirarse ni mucho menos darse la mano.

 

El amor y el reloj parecen estar en dimensiones diferentes, a veces muy diferentes. Pero en este mundo organizado y planificado el amor no puede escaparse a la tiranía del reloj. Pobres de aquellos que ese día llegaron atrasados a sus citas...pero también hay que ser piadoso con los choferes de los buses y metros de la ciudad, ellos no son los culpables de esos amores que se fueron al diablo este día.

 

Por los parlantes se daba la información de que la tardanza se debía a un accidente o enfermedad, no daban detalles precisos, solo lo justo y necesario para calmar un poco a toda esa gente que seguía reuniéndose en los pasillos del metro. Miraba y veía muchas caras de gente metidas en sus mundos verdaderos e interiores...quizás había ahí un terrorista pensando lanzar una bomba en una hora determinada y este atraso le estaba perjudicando todos sus planes. Quien sabe, uno solo ve caras nunca las intenciones del alma de las personas.

 

Se abren las puertas y se sube al tren, por fin la vida volvía a su normalidad. Los pies los sentía cansados, adolorados, tensos. Unas ganas de sacarse los zapatos y tirarlos lejos, ya no soportaba esa tiranía de la presión de los zapatos en su Ser. Dentro de todas las muchas cosas que habían cambiado en todo este tiempo era que ya los zapatos no tenían cabida en su vida, si los usaba era simplemente porque era una víctima de esta terrible dictadura del dolor de los zapato. Ya en el fondo no soportaba nada que lo apretara, cualquier cosa que apretara su piel o su espíritu ya no cabía en su nuevo sistema, debían ser expulsados de inmediato.

 

El tren seguía su rumbo. Las agendas de los pasajeros trataban nuevamente de encontrar un contacto con el tiempo perdido. Ve por las ventanas la próxima estación y estaba repleta de personas esperando...el mismo pensamiento lo invadió, cuantas de ellas habrían perdido el gran encuentro de amor de sus vidas por esta tardanza en el tren ? Les deseo a esas caras pálidas, caras de invierno que comenzaban a aparecer por las ventanas del tren la mejor de las suertes. Que si perdieron a su gran amor por culpa del metro, tranquilo, ya vendrán nuevas oportunidades. Pero para la próxima carguen los teléfonos y avisen que van atrasados. El amor no entenderá de mas excusas por la tardanza de las calles congeladas por los resfriados del invierno.

 

Alguien se para apurado, y por fin quedaba un asiento libre. Se sienta y sintió como que su cuerpo pesaba una tonelada. No se sentó, cayó sobre ese asiento. Y sintió el burbujear del dolor de sus pies. Pero no tenía mayor importancia, ahora estaba en camino recto hacia el encuentro mágico de los miércoles. Entre ese momento y el llegar al lugar donde tomaría un bus quedaban como 20 minutos, y parecía un gran momento para leer noticias y así conectarse de nuevo con el mundo y ver si el capitalismo había por fin caído o los pobres se habían tomado el poder en alguna capital de un país rico. Quien sabe, todo es posible dicen por ahí. Pero no pudo, basto abrir las páginas de un diario y sintió que se dormía en cualquier momento. Mejor meditar, mejor dejar el mundo y sus batallas políticas para otros. Que si se termino el capitalismo...bueno lo vería después en algún video, ahora lo mejor era cerrar los ojos y entrar por algunos minutos en el Reino de la mente tranquila que trata de darse una ducha.

 

Cerraba los ojos y parecía como que iba viajando en dos trenes diferentes que iban por dos carriles muy cercanos uno al lado del otro, parecía que se tocaban pero no, no podían, eran de carácter diferente. No había posibilidad de tocar. Cerraba los ojos y todo aquello que había vivido en el metro y la espera y esa cantidad de gente, todo era como una escena más de algún cuento mágico que se estaba proyectando de alguna película gigante en que el estaba metido sin poder salirse.

 

El tren seguía y los pies dolían menos. La distancia se estaba acortando con ese lugar donde estaba el amor esperandolo, y también unos panes muy ricos, solo dos...estaba muy gordito y 2 era el número que la ley imponía, no mas.

 

-Dónde estás ?

: Estoy aquí en el paradero de los buses. El bus viene dentro de unos minutos, pronto nos abrasamos.

-Que rico !!

 

Mucha gente esperando en esa hora. Era una típica tarde de invierno, aparte del frío habitual era la inmensa oscuridad lo que mas se comía las energías mentales. Como diablos era posible vivir entre tanta oscuridad !! A pesar de todos los años vividos en estos lugares extremos del mundo, a pesar de tantas veces haber jurado que ya estaba acostumbrado a estos inviernos...al final no eran mas que palabras porque estas oscuridades del invierno seguían haciendo de las suyas por dentro.

 

Bueno hay que ser justo en todo esto porque si se compara como el se sentía en esos primeros inviernos repletos de oscuridad...ahora no era nada. Bastaban pequeños momentos de sol de esos que solo son de papel, tremendos soles que no calientan nada...pequeños ,o estos de luz por las mañanas y ya el invierno no era tan re contra duro como si lo fue antes.

 

Pero a ella si le seguía afectando y a veces muchísimo. En esos momentos de viajar había un pensamiento que lo ponía muy incomodo. El miedo que de repente ella le dijera que se marchaba a su país porque ya no soportaba mas este terrible clima con este frío que congela el alma y esta oscuridad que nos hace creer que somos vampiros. Te imaginas ? Después de tanto amor, tanto intentarlo, tanta ilusión, tanto logro, tanta esperanza...de pronto ella ya no estaba mas por el frío y las tinieblas del invierno. El amor no tiene derecho de andar enamorando almas y luego mandar a cambiarse porque simplemente no le gusto el clima. No, el amor tiene que ser puesto bajo los dictámenes de las leyes antiterroristas. No puede  permitirsele que continúe mandando almas al infierno con sus promesas llenas de luz, calor y esperanza.

 

El amor puede ser muy bonito, hermoso si lo deseas, pero hay que dejarle en claro que se le aplicará todo el poder de las leyes antiterroristas si se atreve a encegueser un alma mas. El amor es bienvenido siempre y cuando este al servicio del Estado. Claro, si no es una idea tan loco como suena. Si el amor se pone las pilas y se concentra en hacer feliz a sus seguidores fanáticos, las consecuencias directas de ahorro de dinero estatal se notarían de inmediato. Claro, por supuesto, la cantidad de locos menos que nos ahorraríamos de ver y escuchar y además financiar con el dinero de los ciudadanos...el amor si realmente se lo propone podría hacer un aporte gigante a las finanzas públicas.

Pero si el amor se sigue comportando como acostumbra a hacerlo, eso de encandilar almas y prometerles el paraíso para luego dejarlas a la deriva...si continúa con esto, los presupuestos para los tratamientos de salud mental, cardiaca y de alta presión solo continuarán aumentando.

 

Tenemos que convencer al amor que tiene que comportarse como un ciudadano ejemplar. Se me olvidaba mencionar los problemas de insomnio que el amor podría solucionar...tantas almas durmiendo mal en este mundo por toda esa preocupación que les llena el alma. Almas despiertas y fatigadas por la noche porque no pueden tolerar tanta inseguridad con este señor llamado amor, no soportan más ese aspecto arrogante, descuidado y prepotente que muchas veces este fenómeno tan raro tiene en esos días cotidianos.

 

Si el amor no colabora con los asuntos e intereses mayores del Estado, debiera prohibírselo. Y crear un cuerpo de leyes que lo castiguen con una ejemplar dureza, para que nunca mas se ponga a ilusionar almas para luego dejarlas ahí botadas en la calle.

 

:hola, sabes que no se lo que esta pasando pero no llego el bus. Ahora dice en el tablero que el próximo bus vendrá dentro de 14 minutos. Que lata, y yo que salí antes del trabajo porque quería estar algunos minutos mas contigo.

 

-Ya mijito, me llama entonces cuando se baje del bus para ir a encontrarlo.

 

:Si, por supuesto. Un besito, nos vemos pronto.

 

Por suerte los 14 minutos fueron muy cortos porque al momento llego un buen de reemplazo y ya estaba en camino a la última estación que lo conduciría al encuentro de los miércoles, el encuentro que era tan necesario para que el amor no se pusiera a pelear contigo mismo. Porque por razones que aun no se logra establecer el amor tiene la costumbre de rechazar aquello por lo cual tanto ha pelado y buscado, es como el correr una muy larga maratón y justo cuando queda muy poco para llegar a la meta comienzan los problemas de los músculos o del decaimiento y lo único que se tienen ganas es de abandonar la carrera para la cual tanto se estuvo entrenando.

 

Es que el amor es raro, complicado, misterioso, endemoniado, sano y enfermizo al mismo tiempo...es que el amor es como somos nosotros los humanos en el fondo de nuestras consciencias. Y ahí somos una mezcla de cosas tan re contra raras. Y al estar en amor lo único que pasa es que se nos sale a la superficie aquello que somos y que tenemos que pasar reprimiendo en el día a día para que no nos perturbe nuestra vida cotidiana tan llena de orden y razón y normalidad enfermiza. El amor nos libera y a la vez nos aterra.

 

:Amor ya estoy subiendo. Besitos

-Ok, que rico, te voy a buscar.

 

Era una subida endemoniada que había que recorrer...la primera vez, pero por favor no le cuentes a nadie, casi le dio un ataque cardíaco cuando iba por la mitad. Se lanzó a subirla como si no fuera nada, que mas si en sus tiempos de juventud había sido un deportista de elite, que mas da una subida. Pero la realidad ahora cerca de sus 50 años fue algo muy diferente, casi se murió aquella primera vez !! Qué vergüenza si ella lo veía ene se estado catatonico, se veía a si mismo sin colores en la cara, es que por mas que trataba no tenía aire que respirar al ir por la mitad de esa subida de Dracula.

 

A veces pensaba que esa subida del terror era como otro obstáculo mas que había que derribar en esta odisea del amor que ahora está viviendo. Que no bastaba con todos los dramas que ya habían tenido los dos en este intento de amarse como tanto lo deseaban, ahora mas encima había que desafiar al corazón y cruzar esa subida del infierno.

 

-Hola, como estas amor ?

:Bien, disculpa la tardía, erró no fue mi culpa. Me vine del trabajo varios minutos antes para así poder estar al menos una hora mas contigo pero las calles estaban muy resfriadas y todo se atraso.

 

-Ven, vamos adentro, aquí hace mucho frío. Quieres que te de al tiro un cafécitó ?

:ok, que rico.

 

Se sentaron, estaban en la pieza de ella. Una pieza chiquita, agradable, con espíritu de hippie, libros alrededor, un gato que a menudo entraba y parecía que también andaba en busca de compañía y de conversación, pero se daba unas vueltas y luego se marchaba, parecía que esos temas de las sicologías que esa noche los invadía no eran de todo el agrado para este gatito. Quizás pensaba en sus adentros de gato...las cosas que los humanos se interesan, pobrecitos de ellos !!

 

El café estaba muy rico, sobretodo esa sensación de ser atendido con cariño y ese aroma que entra al cuerpo y mente y te saca en segundos ese frío que traía ya por mas de una hora por el viaje en una ciudad que estaba llena de invierno.

 

Mientras el disfrutaba de su acfe y unas galletas muy ricas, ella le contaba del encuentro con su terapeuta y lo mucho que le gustaban esos encuentros. De como le estaban volviendo la esperanza esos encuentros. Es que siempre es muy liberador conversar con alguien que conozca de los misterios de las ciencias del alma.

 

Y para el escuchar sicología y disfrutar del café era como parecido a la idea de paraíso. Siempre le había gustado mucho la sicología, era un gusto que lo traía desde adentro. No era algo aprendido a la fuerza, bueno en el fondo si porque sin la sicología no estaría disfrutando del café, estaría muerto o en otro lugar enjaulado.  

 

Ella le contaba de lo mucho que le gustaba esta sicología que ahora era la sicología oficial del Reino del Frío. Era una sicología que era genial en el dar ideas de como enfrentarse a los acontecimientos de la vida cotidiana y concreta de todos los días. Era como la sicología perfecta del mecanico, si algo se quebraba ahí entonces estaba esta sicología de las cosa practicas y podría dar la menta de como pegar esas cosas y así seguir funcionando.


 

La sicología de las cosas concretas, que cosa mas rica y agradable y practica. Lo vi como el se entusiasmaba como lo estaba ella con ese relato de la sicología de las cosas cotidianas que lo podría pegar casi todo y la vida podía seguir su rumbo practico. Que fantástica idea !! Una sicología que se concentrará en el arreglar esas cosas practicas y desde ahí empezar. Y todo esas otras cosas raras de ir a la historia y ahí volver a revivir los traumas del pasado, que todo eso quedara para el tarro de la basura porque ya no había tiempo para eso. Ahora era el tiempo de las soluciones rápidas, el pasado prado era y ahí mejor ni meterse porque no se podía hacer nada con eso. El pasado estaba enterrado en su propio reino del pasado y las heridas de ahí ha no se podían curar, sus tiempos ya habían pasado. Ahora era el tiempo de solo mirar para adelante y cualquier cosa rota en este camino había que pegarla con el neopreno que se encontraba en este momento, aquí y ahora, pero por ningún motivo ocuparse de todas esas tamañas estupideces de ir a la historia y empezar ahí a buscar las llaves del trauma y del malestar general del alma. Esas cosas eran para esos los os que seguían cayendo en Freud y todos aquellos perturbados que ya estaban fuera de las secuelas modernas de sicología.

 

Sonaba tan fuerte y atractiva esta idea que el,a le contaba, te imaginas, una nueva sicología que partiera del presente y su método fuera dese ese momento para adelante. Nunca mas toda esa tortura de mirar para atrás y agarrarse a combos con todos esos fantasmas que tan buenos son en quitarte lo mejor de tus años y de tu energía vital.

 

Una sicología que viera a Freud como un verdadero terrorista, una sicología del presente, done cualquier intento de ir atrás fuera un crimen penalizado con un mínimo de carcelaria de 5 años. La historia era solo para los aburridos que querían sacarse alguna buena nota y saber los nombres de algunos reyes y políticos que algo hicieron en alguna época determinada. Pero la historia ya no tenía nada que ver en el como nos sentíamos como seres humanos.

 

Que ilusión más rica aquella, por fin la promesa de la felicidad sin tener que mirar atrás. Perfecto !!

 

Pero...como a el le encanta ser el que caga la fiesta...aunque el café estaba exquisito, esas ideas que ella expresaba comenzaron a hacer ruido por dentro. Esa idea promesa genial de felicidad sin historia de pronto le comenzó a sonar como todo lo contrario al café tan rico que estaba tomando. No era posible. El trauma se vendría igual a la superficie de la consciencia con toda su fuerza a pesar de todas las buenas estrategias practicas que aquella otra sicología nos quisiera dar.

 

Las buenas intenciones de aquella otra sicología no tendrían la fuerza para retener la fuerza del trauma original que lucha y lucha por llegar a la superficie, porque el sabe que esa es la única forma de poder hacer la conexión y liberarse, ósea sanarse.

 

No había forma de liberarse de la historia, lo mejor era lo mas pronto posible hacer La Paz con la historia. Porque su poder era gigantesco y no aceptaría ninguna buena explicación ni mucho menos ninguna buena intención para librarse de ella. Tarde o te,prado la fuerza de la historia del individuo volvería a su ser y se impondría. Lo mejor en ton es era que todo intento de sanarse fuera en base a esa mirada aunque a veces fuera muy aterradora, esa mirada al pasado que puede desenredar el nudo que mantiene esos núcleos de energía que se han convertido en el veneno que va matando poco a poco a esas almas atormentadas que caminan por las ciudades del mundo.

 

Si, si, por supuesto, estaban ahí en la cama abrasados y tomados de la mano y al mismo tiempo estaban sumergidos en esta conversación sobe cual era la sicología que de verdad podría traer la paz al espíritu. Fue un encuentro de amor que se lleno de un debate académico al mejor nivel, era la defensa a muerte de las ideas de Skinner y Freud por otro lado. Quien tenía la razón, presente sin memoria o presente con mucha memoria. Quien tenía más fuerza para llegar ahí donde se estaban las llaves del drama interno.

 

:Amor me tengo que ir, no quiero perder el bus de las 21:35.

-Si, claro amor, te voy a dejar. Vamos.

 

Se fueron tomados de la mano, el frío y la oscuridad de esos momentos era mas intenso que algunas horas atrás, es que en esa tarde pensaba el que ya no podía estar más oscuro...pero ahora todo era multiplicado por cuatro.

 

La conversación tenía ganas de seguir, se habían tocado unos puntos claves. Ella tenía su idea clara y no la daría a torcer así de simple. Igual que el, eran en el fondo dos seré porfiados que iban caminando de la mano, cada cual repitiéndose por dentro que ellos tenían la razón y el otro están tan equivocado...pobrecito/a que no se daba cuenta del error en que estaba. Pronto se despedirían y seguían dandole que dandole con esos intentos de convencerse mutuamente...presente o pasado, donde esta la clave ?

 

Se dieron un eso cariñoso, abrazo fuerte...

 

-Amor nos vemos el viernes, llegare como las 4. Cuídate y me llamas cuando llegues, ya ?

 

:Si, claro amor, gracias por este encuentro. Dile a tu hija muchas gracias porque nos permite vernos en estos miércoles ya sagrados. Nos vemos el viernes, besitos.

 

Llego al paradero, faltaban como 10 minutos para la llegada del bus. Prendió la radio en su teléfono, quería saber que se seguía diciendo de esa decisión histórica de aquella tarde de la posible nueva era de un conflicto de tantos años entre dos pueblos obsesionados por su amor al beisbol.

 

Pero él seguía metido en esos diálogos que se habían dado en este encuentro del amor. Que pasión había ahí por estas dos ideas de la sicología que eran tan radicalmente diferentes unas de otras. Le deseaba a ella de todo corazón que tomara lo mejor de esa idea en que ella creía por ahora pero que a la vez se abriera a las visiones fundamentales del sicoanálisis que hablaban de la necesidad de mirar atrás para así poder ir adelante.

 

Llego el bus. Asientos cómodos. Sensación de bienestar a pesar del frío. El alma había estado inmersa en un diálogo mayor y acompañada de amor. Que mejor !!

Trate de contarles lo que sucedió este día, muchas cosas quedaron fuera y otras simplemente que tuvieron que ser reprimidas, como siempre porque de lo contrario la vida en civilización no es posible.

Fue un buen día, el cuerpo necesita llenarse de energía de nuevo, mejor apago la luz ahora. Que sueñes con tus angelitos/as, nos vemos mañana.








 

Cuento 6

La Navidad del ateo

 

Que época más difícil era esta para los que trataban de ser consecuentes con sus pensamientos. No había otra fecha en el año en que la presión colectiva por olvidar las ideas propias fueran olvidadas y reemplazadas por la estupidez colectiva. Esta época era para olvidarla de inmediato.

 

Miraba para atrás y esta época del nacimiento de Jesus siempre había sido complicada. Pero lo que aparece con mucha claridad es que cuando mas disfruto de este cumpleaños era cuando su conciencia estaba dormida. Y este era un pensamiento que le importaba mucho grabarlo y guardarlo, porque sentía que resumía muy bien el drama de todas estas fiestas colectivas, solo funcionan en la medida en que la consciencia este dormida. Apenas aparece el pensamiento crítico, ahí se va al diablo todo esa fantasía de estas fiestas. Hay que estar con los ojos cerrados para poder disfrutarlas, eso es lo mejor. Entre mas cerrados los ojos mas rico se siente todo. Es el viejo dilema de siempre, como vivir, con los ojos abiertos o cerrados ?

 

Diciembre siempre era un mes complicado para el. Todas esas fiestas cristianas que lo llenaban de malestar general. Diciembre era un mes raro, para algunos lleno de ilusión y otros que solo deseaban que terminara lo mas pronto posible.   

 

Es que no podía soportar ese espíritu tan hipócrita de estos días. Toda esa ilusión comercial en el aire de que sería una noche de paz y todos sabían que eso casi nunca pasaba, que al final de cuentas solo era una noche mas de estrés y donde casi todos quedaban llenos de nuevas deudas.

Pero no había cosa que le molestara mas que ver a aquellos líderes políticos que se llamaban de izquierda y se entregaban de lleno a las celebraciones de esta fiesta religiosa cuando decían a cada rato en sus discursos que eran de izquierda y se las jugaban por sus pueblos.

 

Ya no solo eran mentirosos en lo que se refería a eso de ser servidores públicos, ahora había que sumarles que las mentiras las tenían a flor de piel con el tema de la religión. Porque era de lo mas claro posible que el país de donde eran líderes políticos era un país laico. Donde estaba claramente expuesto en la constitución política que se debía tener máximo respeto por el carácter laico y no religioso del Estado y todas sus instituciones. Una cosa era la fe religiosa que pudiera tener el presidente o primer ministro y otra cosa muy diferente el usar las instituciones públicas para hacer propaganda a las fiestas que determinada religión celebraba.

 

Mucho menos el palacio de gobierno, ahí que debía prestarse sumo cuidado a mantener el carácter sagrado de ser un lugar laico, libre de toda influencia religiosa. Porque en ese lugar se concentraba el poder físico del país. Ahí se reunían los personajes que tenían en sus manos el mayor poder político del país. Ahí se podían tomar decisiones que podrían afectar la paz o la guerra de toda una nación, y no era posible permitir el que creencias o ideas religiosas fueran a afectar el juicio o los criterios con que se tomarían decisiones que serían de la máxima importancia para todo el país.

 

Como soñaba desde hace mucho tiempo con esos líderes políticos valientes, corajudos, que no tendrían miedo a las iglesias ni a los sumo sacerdotes, esos líderes políticos que actuarán de acuerdo a lo que dicen que son sus ideales políticos. Porque es muy difícil eso de entender que líderes que se llaman socialistas estén celebrando "la llegada del niño Jesus". Mayor contradicción que esa era difícil de encontrar por estos días. Donde entonces quedaban las brillantes ideas de izquierda que criticaban con tanta fuerza la tiranía de las iglesias y religiones a lo largo del mundo y de la historia de la humanidad ?

 

Lo que pasa es que él tenía un poco mas de ambición con la políticos y a quienes se les pagaban sueldos millonarios para ejercerla. La política no podía ser solo unos rituales vacíos mas, algún contenido serio ideológico tenía que tener. De lo contrario lo mejor era quitarle definitivamente el nombre de política y llamarle algo así como "Espectáculo publico millonario" y así entonces nos ahorrábamos todo este tiempo y energía mental de estar criticando a estos líderes políticos tan falsos y faltos de una espalda intelectual seria y definida.

 

Verla a ella muy elegante en la iglesia de la capital, ella la líder política del país, la que se supone esta ahí por sus ideas socialistas, ella que ha ganado tanto dinero hablando de su exilio por sus ideales de izquierda, ella la mismísima ahí en la iglesia con ropa muy elegante celebrando la llegada del niño Jesus...y después la ceremonia oficial donde se inauguran todos los homenajes especiales al niño Jesus en el palacio de la República laica...eso no lo podía aceptar.

 

Aunque no tuviera el poder físico para hacer nada que pudiera evitar aquella profanacion contra el Estado laico, al menos no dejaría de expresar su opinión con fuerza y rabia en sus labios. Algún limite tenían que tener estas fiestas religiosas colectivas que venían a profanar todos los valores más preciados que nos quedaban en estas sociedades que han perdido todo el sentido de lo que realmente tiene importancia.    

 

Que pensara dios de todos estos políticos que se sienten orgullosos en sus charlas de ser ateos pero de repente se vuelven cristianos muy bien educaditos cuando hay que estar presente en alguna ceremonia pública para ser fotografiado en las páginas sociales y así asegurarse la cantidad de votos necesarios de todos esos fanáticos religiosos que rondan por ahí ?

 

El estaba convencido que dios tenía más simpatía con esos ateos enfurecidos con la idea de dios, porque al menos veía en ellos un poco de consecuencia con sus propias religiones. Quizás los más religiosos de todos sean los ateos, es tan duro ser ateo en un mundo de fanáticos religiosos que eso obliga a constantemente estar revisando que es lo que se piensa realmente.

 

Los creyentes no tienen nada que pensar ni mucho menos reflexionar, solo les basta creer en las doctrinas oficiales para luego irse por toda la eternidad al reino de los cielos a disfrutar de una felicidad eterna. No puede dejarse de preguntar cuando piensa en estos temas si realmente existe algún ser humano que crea en estas tonteras, es que ni un niño cree en tantas mentiras como estas.

 

Era esa falta de conciencia histórica de tantos líderes políticos que se llaman de izquierda y se olvidan de todos los muertos y tremendos sacrificios a lo largo de la historia para poder conseguir la idea de una República independiente de las religiones poderosas de cada época. Como que toda esa sangre derramada en los caminos misteriosos y tan duros de la historia no contarán, como que esa sangre derramada por la libertad del ser humano nunca hubiera existido.

 

La lucha por liberarse de las tiranías de la religión ha sido un capítulo muy amargo en la historia de los seres humanos, y ademas un capítulo que aun no esta terminado. La lucha continua y hay que reconocer que la religión ha retomado el poder y es mayoritaria en el mundo entero. Los humanos que piensan en forma independiente a las religiones de su tiempo y lugar geográfico son extremadamente pocos.

 

El podría aceptar, con todo lo cargado que esta esa expresión, pero por ultimo podría aceptar que los gobiernos de derecha hicieran total indiferencia a estos postulados de mantener fuera a las religiones de los lugares simbólicos del poder de las sociedades. Porque en el fondo la derecha siempre ha tenido una postura ultra fanática con el tema de las religiones, siempre se han sentido los garantes de sus derechos a la riqueza y la esclavitud de los humanos.

 

El acuerdo que ha habido por siglos entre la religión y la derecha ha sido de lo más exitoso, religión y tiranía política ha sido por siempre uno de los mejores negocios en este mundo. Los líderes de la izquierda tenían otra responsabilidad mayor sobre sus hombros, tenía que existir una férrea defensa y protección del Estado libre de influencia religiosa.

 

El negocio estaba repleto. Era su negocio favorito, quedaba cerca de su casa y le gustaba mucho por ese carácter multicultural que se encontraba ahí. Podías comprar cosas exóticas de casi cualquier país del mundo. Ese negocio tenía ofertas todo el tiempo, era de esos lugares que tenían el poder alegraban una tarde deprimida con muy poco dinero y unas cosas exquisitas para comer luego en tu casa. Negocios democráticos, rica comida al alcance de todos y con muy poco dinero. Pero esos días del cumpleaños de Jesus aquel negocio ya no le generaba la misma fascinación. Era demasiada gente estresada al máximo comprando y comprando grandes cantidades de cosas para celebrar ese cumpleaños.

 

Pensaba mucho en el dueño de ese negocio y lo podía imaginar con una cara de contento. Seria lo mejor que se pudiera hacer que el Estado ordenara a todos sus ciudadanos celebrar cumpleaños de líderes religiosos todas las semanas. Ese si que seria el mejor de los regalos de Navidad !!

 

El negocio repleto de gente dejando todo el dinero que tienen o endeudandose para así celebrar la memoria de algún líder religioso olvidado en el tiempo.

 

No tenía nada con que la gente celebrará y se divirtieran y comieran cosas muy ricas, y menos que como grupo familiar pasaran momentos agradables. Lo que le molestaba profundamente es la inconsciencia y la ignorancia colectiva con que se realizaban esas celebraciones religiosas. Y además ese hábito de hacer lo que la sociedad determina, esa falta de voluntad individual que tanto le gustaba.

 

Le gustaban esos que se arrancaban con los tarros y hacían todo lo contrario a lo que los sumo sacerdotes dictaban. Esos rebeldes hermosos/as de la historia que son la verdadera sal que alimenta las almas humanas. Sin esa llevadera de la contraria estaríamos hace muchísimo tiempo ya todos durmiendo sin la menor posibilidad de volver a despertar. El sueño ya seria la eterna realidad, ahora al menos aún nos queda la pequeña pero importante ilusión que se produzca un masivo despertar. Pero había que ir contra la corriente. Y estas celebraciones como este cumpleaños de Jesus no nos ayudaban en nada.

 

Veía esos carros repletos de comida, tanta comida para este cumpleaños de Jesus !!  Y pensaba que lo mas loco es que seguro que muchos de ellos que tenían sus carros mas llenos no creían para nada en este tal Jesus. Tanto escándalo, tanto lujo, tanta ropa lujosa, tanta cosa que no es necesaria. Y todos se olvidan que de acuerdo a esas mismas historias aquella noche seria una de las más violentas de la historia para los niños recién nacidos. Fueron miles los niños que fueron asesinados brutalmente por orden de los invasores romanos que tenían miedo de aquel rumor que había nacido un rey de los judios.

 

Esta es una noche rara, repleta de contradicciones. La propaganda oficial decía que era una noche de paz, y las estadísticas decían otra cosa. Esta noche era violenta, muertos, muchos accidentes, tensión familiar y deudas larguísimas por varios años a venir. Y de espíritu no tenía ya casi nada.

 

Al estar ahí en ese negocio de las ofertas el pensaba en aquellas familias donde quizás el hombre o la mujer tuviera en esos momentos claves de la celebración de esa noche esos instantes en que la consciencia se separaba del cuerpo y se producía esa visión del espectador que esta un poco lejos y mira todo aquello que esta sucediendo a su alrededor.

 

Esos momentos de claridad en que se ve lo absurdo de la situación en que se está metido. Como por ejemplo una familia musulmana celebrando con todo la fiesta religiosa clave del cristianismo. El o ella de repente se dan cuenta de lo absurdo de toda esta situación, ellos que tanto se enorgullecen de ser fieles s así religión de origen, ahora se ven repletos de comidas y de símbolos que pertenecen a otro credo y a otra cultura. Y todo por la fuerza que tiene el grupo social donde se vive.

 

Distinto, muy distinto seria si se tratara de un esfuerzo racional de aprendizaje de otras tradiciones culturales. Eso era valioso, muy valioso. Eso de aprender las tradiciones de otros pueblos era lo que siempre el había querido y ambicionado todo el tiempo. Por fin salirse y liberarse de todo ese etnocentrismo con que nos han llenado nuestras cabezas.

 

Seria fantástico si muchas familias se propusieran celebrar fiestas religiosas de otros pueblos de los cuales tienen nada o muy poco conocimiento. Y esto hacerlo con el espíritu de aprender y conectarse a otros pueblos y así desarrollar más sus propias capacidades de ser solidarios. Eso seria genial !! Cristianos celebrando con todo el nacimiento de Buda, o judios ayunando para solidarizar con los musulmanes en sus tiempos de Ramadán. Eso si que seria para celebrarlo con carros llenos de comida !!

 

Han pasado ya algunas semanas de esa noche del cumpleaños de Jesus y te diré que nada ha cambiado. Se siguen reportando en las noticias los atentados de unos grupos religiosos contra otros religiosos. Parece que todas esas tan buenas intenciones de aquella noche solo se quedaron en eso. Tanto dinero gastado aquella noche en comida y otras cosas para que todo siguiera igual.

 

Tantas promesas de amor que solo quedaron en eso. Como aquellos jóvenes que estaban en aquel negocio favorito comprando todas esas cosas que la sociedad decía que esa noche tenían que consumirse. El la miraba con una cara de devoción. Ella parecía una figura angelical. Los dos ahí en medio de la fila para pagar con sus carros repletos de comida. Dos almas mas ilusionadas que esas creo que tiene que haber sido muy difícil encontrar en estos lugares de la geografía. Al verlos parecía que en sus cuerpos se hacían realidad todas esas imágenes e ilusiones de paz y alegría para este nacimiento de Jesus.

 

Era una noche que venían preparando desde hace mucho tiempo. Querían que sus promesas de amor y de una vida juntos para siempre coincidiera con todos esas vibraciones de cariño y bobadas con que la ciudad estaba inundada, aunque fueran solo el producto de propaganda  comercial.  

 

Esa noche seria la noche del amor tras ente, la noche donde se uniría el amor religioso con el romántico en lis niveles más sublimes que fuera posible sentirlos para esos cuerpos y almas que estaban ajo en la fila esperando pagar sus carros repletos de comida.

 

Lo que no podían sospechar es que esa noche de paz se convertiría en algo muy diferente, pero paz seria lo menos que tendrían. Pagaron en el negocio y se fueron felices camino a su auto, las luces típicas de Navidad les llenaban el ambiente. Cargan en su auto toda esa enorme cantidad de comida, la noche de amor y paz estaba ahí al alcance de la mano.

 

La noche estaba fría como acostumbraba en esta época del año. A veces las calles se convierten en verdaderas canchas de patinaje, esas veces donde hay que caminar todo el tiempo mirando el suelo porque al menor descuido la caída es brutal y muy dolorosa.

 

El auto los llevaba a estos cuerpos y almas que parece que nadaban en su amor y alegría de estar juntos. De pronto nada. De pronto todo se acaba. De pronto ella solo ve que el esta muerto. Gritos, angustia, choco, caos. El auto ahora no era mas que un paquete tirado en un hoyo en la nieve. Ella respiraba alterada, parecía que el cuerpo se rompería en cualquier momento por toda esa presión que se le venía encima. No preguntes ahora donde estaba toda esa comida que hace poco habían comprado para celebrar esta noche de paz. No hagas ironías con esto de la Navidad justo ahora que un cuerpo esta muerto en el auto enterrado en la nieve y ella reviente de angustia en cualquier momento. Guárdate mejor tus ironías para otro momento.  

 

La nieve estaba llena de comida de Navidad. Era una imagen dantesca que reflejaba en su peor expresión la falsedad de esta época de tanta alienación colectiva. Cuantos sueños quedaron escondidos y sepultados en esa noche ahí en toda esa nieve profunda. A lo mejor este novio tenía planeado en la cena de esa noche de paz contarle a esta novia llena de amor de los pasajes que ya estaban comprados para irse de vacaciones en la próxima semana. Serian varios días de intenso amor y mucho placer y diversión en un país al sur de Europa donde por fin se harían realidad aquellas mas locas fantasías de amor y placer.

 

Cuando el compro estos pasajes estaba seguro que este seria el momento que por tanto tiempo estaban esperando, era el momento de terminar con todas esas postergaciones que por tanto tiempo habían estado haciendo en sus vidas. Toda la vida postergando esto y lo otro, ya estaba bueno de todo esto. Ahora el sur de Europa seria el lugar geográfico donde las emociones se dejarían fluir y ser de la forma en que ellas quisieran.  

Pero no hubo ni sur de Europa ni nada por el estilo. Hubo muerte, y mucho pesar para otros. Fue la huella que dejó esa noche de paz que traía consigo tantas promesas de amor y felicidad por el resto de la eternidad. Han pasado algunos días de esa noche de amor y aun estoy reflexionando sobre aquella noche en que las calles del mundo se llenaban de publicidad por todos lados. Como será el próximo año ? Habrá menos consumo, menos locura por comprar en forma compulsiva ? Habrá alguien el próximo año que sienta verdadera paz en una noche como esa ?

 

Irán alguna ves a la carcel todos aquellos empresarios millonarios que con el poder de sus dineros les llenan los cerebros de falsas ilusiones a millones y millones de gente pobre en aquella noche de falsa paz y amor ?

 

Pondría ser todo tan simple si se produjera la paradoja de que esos valores religiosos que se venden por millones en las calles y los supermercados se impregnaran en los cuerpos de los humanos. Sería todo tan simple, no habría esa necesidad compulsiva por comprar. Bastaría que pudiéramos respirar y tuviéramos lo necesario materialmente para sustentar la vida y seguir evolucionando juntos como humanos.

 

Si los valores religiosos se impregnaran en los cuerpo se daría la brillante paradoja que las religiones ya no serían necesarias. Pararían al olvido, serían completamente absurdas. Las pieles serían las grandes iglesias donde se respiraría el espíritu de todas aquellas grandes visiones de amor y trascendencia de las religiones del mundo.

 

Si el cuerpo de los humanos se llenara de la sabiduría original de las religiones tendríamos el mejor resultado de todos, no existirían los sacerdotes. Pasarían a ser objetos de algunos museos de historia antigua del mundo.

 

Son estos pensamientos que lo invaden a mi amigo en estas fechas de Navidad. Sólo habían funcionado para mi amigo estas navidades cuando estaba inconsciente. Desde el momento en que su pensamiento crítico y su propia sensación de la vida se despertaron, desde ahí se hizo imposible seguir el cuento colectivo de estas fechas de Navidad. Aunque no podía negar esas ganas de también poder tener y gozar una familia grande como era tan popular ver en todas partes en esta fecha. Pero estaba quemado por la familia. Había sido parte de una familia numerosa pero también fue expulsado del paraíso. Se atrevió a comer la única fruta que estaba prohibida en el jardín de su antiguo hogar y fue expulsado al desierto.

 

Se veían tan lindas esas familias grandes y llenas de niños con sus caras tan felices celebrando la Navidad. Pero como hacer callar todo lo que ya sabia que pasaría después de esas fiestas o en el momento mismo de ellas ? O como seguir negando todo lo que ya se sabia científicamente sobre todas esas tensiones que se generan en los cuerpos y mentes porque la mayoría de los adultos que están ahí celebrando lo hacen porque se ven obligados y por ningún motivo porque les nazca un sentimiento verdadero de paz o religiosidad ? Como negar todo esto que ahora ya era tan re claro en su consciencia ?

 

Mi amigo quería realidad. Mi amigo andaba en busca de emociones reales, todo eso de la falsedad del marketing, de las calles inundadas de basura mercantil que sólo tenía en mente captar y embrutecer mas las mentes que caminaban por ahí en busca de algún tipo de amor y de algo que les ayudará a superar esa terrible soledad del alma que los invadía en fechas como estas donde la imagen colectiva es tan fuerte de que todos tienen que vivir en un idilio de felicidad familiar...pero y que pasa con todos aquellos que no tienen familia o si la tienen ese amor tan de fantasía nunca ha existido de una forma real y sana ? Que harán esas almas sueltas en esas noches donde la publicidad les ordena que deben ser felices ?

 

Mi amigo estaba cansado de tanta falsedad colectiva. Mi amigo quería por fin algo que fuera real. Sentimientos que fueran auténticos. No mas Navidad. No mas esa farsa de fiesta comercial que utiliza valores cristianos para llenarse los bolsillos de mas dinero.

 

El próximo año seria tan rico si ese mes de diciembre lo sacaran del calendario...algo así como pasar de largo y no tener que vivir mas esas torturas que le traían todos los años ese mes de la falsedad colectiva.

 

Mi amigo preferiría algo así como esa imagen que esta ahora en su consciencia...preferiría ir caminando con su pareja o un buen amigo...caminando por ahí, no importa mucho el lugar, pero en una caminata donde la conversación sea auténtica, sea real y llena de cariño. Una caminata donde no exista nada de todo aquello tan superficial que llena ese mes de diciembre. Una caminata donde si se quiere hasta de religión se puede hablar por el tiempo que sea o se quiera, lo que más imprima en esa caminata es esa sensación de libertad y de sinceridad interior que caracteriza a dos amigos de verdad o a dos amantes que están embriagados por el placer y locura del amor. Se trata de caminar con la autenticidad de la realidad interior y no mas bailar al compás de lo que digan las empresas de publicidad de las grandes ciudades.

Se trata de ser y ser de verdad.






 

Cuento 7

Señor, es usted de Canadá ?

 

Por qué tengo que viajar tanto cada día para ir al trabajo ? Por qué no tengo un trabajo ahí a la vuelta de mi casa ? Como aquella vez, te acuerdas...vivía tan cerca del trabajo. Era algo exquisito, era como salir del departamento y ya estaba en el trabajo.

 

Lo más exquisito eran esos viernes cuando podía salir muy temprano y la alegría que sentía por todo mi cuerpo porque en unos minutos estaría en mi castillo y así comenzaría mi fin de semana con todas esas promesas de amor eterno que siempre me han acompañado. Fines de semana con todas esas multitudes de esperanzas e ilusiones fantasiosas y llenas de utopía que por supuesto la mayoría de las veces para no decir todas se quedaban en solo aquello, y ya el sábado por la tarde habían perdido toda esa fuerza tan Espectacular que tenían el viernes por la tarde. Pero al menos eran grandes utopías que me servían para darle nuevos sentidos y llenarme de fuerzas en aquellos preciosos momentos de los viernes. Y si para eso son las utopías. Rabietas mentales que te permiten enamorarte de cualquier momento con la condición que te creas que son verdades todas esas imagines de fantasías y amores eternos y de felicidad trascendente y liberación total...tienes que creerte esas imágenes porque de lo contrario la magia de las utopías se desvanece y no tendrá ningún efecto sobre ti. 


Te quedarás ahí en lo concreto de la existencia sin nada más que ver que esa realidad tormentosa que está frente a ti. Todo ese cemento o árboles o lo que sea, pero nada de lo que estará ahí frente a tus ojos podrá contentarte por dentro porque tú y yo no has para esa simple realidad que se muestra ante nuestro ojos. Nosotros somos hechos para ver otras cosas, nacimos con los ojos predispuestos para ver bajo el océano. Ahí en la profundidad del océano nuestros ojos fluyen y se expanden por esa infinito del mar y vemos por fin lo que teníamos que ver. Sin ese efecto mágico de las utopías no verás más que lo que está ahí y te lo digo con la mayor sinceridad, eso no te servirá para nada. Tu alma no nació ni está aquí para eso. Naciste para ver y eso solo se logra con los lentes de las utopías que te permiten ver lo que tus ojos no pueden ver.

 

Esos largos viajes al trabajo a veces se hacen interminables. Si no existiera internet y estas iPads y teléfonos no se lo que haría...pero también existen esos días y semanas enteras donde esos viajes se convierten en verdaderos placeres para todo mi ser. Momentos en la mañana muy temprano donde me siento muy bien y me siento y me sumerjo de inmediato en mis mundos interiores y de ahí no salgo hasta le,bar al trabajo, casi una hora después. En los últimos días se ha vuelto una saludable costumbre el sintonizar radio Francia y me voy ilusionado todo el camino convenciéndome de que ya entiendo bastante francés aunque lo sé muy bien que muchas de las veces es solo una forma más de engañarme pero al menos esas auto mentiras me ayudan a seguir perseverando en mis estudios de este nuevo idioma.

 

Muchas veces en esos viajes he experimentado profundo momentos de meditación. Cierro mis ojos, dejo que mis oídos disfruten lo que escucho de la radio y mi atención la dejo en mi respiración y que todos los pensamientos que se me vienen encima que sigan tranquilos su rumbo a donde ellos quieran ir. Pero les digo claramente que yo no los voy a pescar ni dar más minutos de mi atención, que pasen por mi consciencia si quieren, pueden hacerlo pero en esos momentos de meditación del tren matinal mi atención está solo en la respiración y nada más. Todo lo demás lo suelto y lo dejó ir para done se les de la gana d e ir. A veces esto funciona a la perecían y son esos los momentos de más profundidad que logró en el tren. 


Parece que podría seguir viajando por largos momentos, largas horas y seguiría en esos estados como de trance interior. Pero también están los otros momentos, esos done no logro concentrarme n nada. Como que todo lo q je me propongo hacer se me vienen en mi contra y nada me resulta. En esos momentos la meditación se vuelve como en una guerra de palabras y pensamientos que pasan por mi conciencia y que en ves de dejarlos ir me pego a ellos y me amarro y no puedo soltarlos ni mucho menos dejarlos ir. No puedo desprenderme. Quedó atado a esos flujos de energía vital que se despliega por el interior de mi consciencia.

 

Y las estaciones siguen su eterno pasar, como cada día. Y la gente sigue subiéndose a los carros, como cada día. Y todo lo demás es como cada día. Con todas sus contradicciones y sus encantos y derrotas. Todos como cada día subiéndose al carro para ir a sus respectivos shows que están obligados a realizar cada día no importando si quieran o no hacerlo.

 

Me impresiona las caras de esos pasajeros que me acompañan cada mañana en esos viajes. Caras cansadas, alegres, aburridas, amargadas, felices, caras solitarias, caras enamoradas, caras buenas, caras de malditos, caras feas, caras preciosas...caras que son verdaderas máscaras de las verdaderas almas que llevan por dentro. Y ahí van cada mañana moviéndose como durmiendo la mayoría de ella...o como estando ahí pero soñando come star en otros lugares. Como soñando y gritando de porque tienen que estar ahí y no en sus camas que tanto placer les da. Caras que se sientan frente a mí y me dicen claramente que ni se me ocurra preguntarles por la hora o lo que sea porque no me van a responder absolutamente nada.

 

Y ese viaje del jueves era como los de costumbre, todas las rutinas giraban por sus respectivos senderos, nada especial en el horizonte. Pero de pronto me doy cuenta que uno de esos pasajeros anónimos de esas caras que no querían estar ahí tan temprano por la mañana me había comenzado a mirar de una forma extraña. Hice primero como si no me había dado cuenta de nada. Pero fue imposible el no sentirme algo raro al ver que está cara extraña miraba mi chaqueta una y otra ves. Y como que se le salía en cualquier momento una frase pero la fuerza de la represión intervenía y lo hacía sumergirse en el diario que llevaba entre sus brazos. Y llegaba una nueva estación y esa cara de las mañanas volvía a mirarme tan raro, mi chaqueta no era nada de extraña ni cara ni exclusiva. Al contrario era una simple chaqueta barata que me había comprado hace algunas semanas en una tienda de inmigrantes, ropa barata, mi ropa favorita.

 

Pero esta cara de las mañanas entre tantas otras caras matinales que se desplegaban por esos tes en busca de sus circos matinales para poder pagar el impuesto por estar vivos. Esa cara seguía mirándome en forma muy rara. Ya come se a sentir una sensación innegable de incomodidad. Y comense a pensar una cantidad de cosas que es mejor que no las cuente aquí.

 

Y de pronto esa cara de los trenes matinales no aguanto más la presión interior y me pregunta si yo era un canadiense...en un inglés muy fino, ese inglés de Canadá que siempre me ha fascinado, comienza a preguntarme una serie de cosas como si yo era un ciudadano de Canadá...y me doy cuenta que esa chaqueta barata tenía un pequeño símbolo canadiense con una fecha especial de su historia. Y comenzamos un pequeño diálogo y así en una cosa de segundos ese viaje cotidiano lleno de rutina se había transformado en un festival de sensación global...un canadiense que trabajaba en Suecia creía encontrar a un compatriota en estas tierras frías, y me dijo que yo realmente me parecía a un canadiense...pero yo no era eso, era un chileno que viajaba en el tren cotidiano pensando en idioma sueco y estaba a punto de llegar al trabajo donde compartía todos los días con niños nacidos en el Medio Oriente y mis colegas que todas eran de Irán. 


Ese tren cotidiano y rutinario de pronto me volvió a sorprender y me mostró que no era nada de cotidiano, ahí habían verdaderos festivales de culturas e idiomas y sueños muy diferentes. Si solo los demás pasajeros cotidianos se atrevieran como ese canadiense a preguntar aún corriendo el riesgo del ridiculo...si tú eras un marciano o no...por qué tienes cara de marciano...este mundo sería mejor, al menos los viajes en trenes serían más placenteros.